EDITORIAL

 

¡EL SME VIVE, VIVA EL SME!

 

Al Gobierno de la República.

A la opinión pública.

Al movimiento popular independiente.

Al movimiento obrero nacional e internacional.

 

¡EL SME VIVE, VIVA EL SME!

 

En un momento en el que se delinea el futuro inmediato del sector energético y en el ánimo de informar al gobierno federal y a la opinión pública acerca de la verdadera situación que guarda nuestra organización queremos hacer las siguientes aclaraciones.

 

1. Es cierto, como señaló el Presidente de la República el pasado 15 de enero, que los neoliberales nos golpearon con saña, pero no por eso nos quebraron, ni destruyeron. El SME está de pie porque 16,599 trabajadoras y trabajadores, de los 44 mil despedidos de Luz y Fuerza de Centro (LyFC), no se rindieron; resistieron por años apoyándose en el invaluable respaldo económico y moral de miles de compañeros jubilados de esa empresa pública.

 

2. Actualmente, el SME está debidamente constituido, cuenta con personalidad jurídica, conserva su registro nacional de industria y todos los miembros de su Comité Central y Comisiones Autónomas, que fueron electos por voto directo y secreto, cuentan con su respectiva toma de nota.

 

3. El Sindicato Mexicano de Electricistas no fue, es y seguirá siendo un sindicato ejemplarmente democrático. Hasta la fecha nuestra organización se conduce por sus acuerdos de Asamblea General y norma su vida democrática con base a sus propios estatutos y principios históricos con los que ha cumplido ya 104 años de existencia.

 

4. Nos resulta paradójico que en medio de la ratificación del Convenio 98 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) por el Senado de la República y en vísperas de una reforma laboral que pretende reafirmar la vigencia de la libertad y la democracia sindical, como lo marca también el Convenio 87 de la OIT, se intente desde el Estado, desconocer la existencia plena del sindicato e intervenir en su vida interna. Ello significaría una violación flagrante a nuestra libertad y autonomía sindical.

 

5. Tras el decreto de extinción del 11 de octubre de 2009, el SME dirigido por el C. Martín Esparza Flores desplegó la defensa jurídica de todos sus agremiados, es decir de los 44 mil trabajadores de LyFC; demandó la inconstitucionalidad del decreto de extinción de Felipe Calderón y promovió un amparo en contra del laudo de la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje (JFCA) que daba por terminada la vigencia de nuestro Contrato Colectivo de Trabajo.

 

6. A pesar de ello, entre finales de 2009 y principios de 2010, más de 28 mil trabajadores de LyFC decidieron renunciar a la protección del SME, desistiéndose de las demandas interpuestas por el sindicato, acudiendo a cobrar sus liquidaciones. A partir de ese momento, estos compañeros dejaron de hacer vida sindical. La resistencia recayó entonces en los 16 599 trabajadores y trabajadoras que, conforme al acuerdo de la Asamblea General del 11 de octubre de 2009, decidimos luchar por la derogación del decreto de extinción y en contra de la disolución forzada de nuestro sindicato.

 

 7. La lucha continuó por años. Paralelamente al desarrollo de nuestra defensa jurídica, desplegamos una intensa actividad política que nos mantuvo con vida. Marchas, plantones, caravanas, históricas huelgas de hambre, mítines, asambleas masivas, foros y demás acciones de protesta dieron cuenta de nuestra tenacidad para no sucumbir. Al mismo tiempo, construimos nuevos instrumentos de lucha y recibimos la solidaridad de innumerables organizaciones sociales nacionales e internacionales que vieron en nuestro movimiento una ejemplar resistencia obrera al neoliberalismo.

 

8. Luego de que la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) convalidara el decreto de extinción de Felipe Calderón el 5 de Julio de 2010, iniciamos la lucha por la sustitución patronal en Comisión Federal de Electricidad (CFE). En septiembre de 2012, el Segundo Tribunal Colegiado de Circuito en Materia Laboral nos otorgó el derecho a la sustitución patronal en CFE restituyendo la vigencia de nuestro Contrato Colectivo de Trabajo y condenando al gobierno a nuestra reinstalación en CFE; esta sentencia, a petición de Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto fue indebidamente revocada el 30 de enero de 2013 por la SCJN que ratificó el laudo de la JFCA que cancelaba la vigencia de nuestro Contrato Colectivo y nos condenaba al cobro obligatorio de nuestras indemnizaciones en un plazo perentorio. Sobra decir que no fuimos a liquidarnos. Nuestra Asamblea General del 4 de febrero del 2013 acordó desacatar la sentencia de la SCJN e intensificar nuestras movilizaciones en la búsqueda de una solución política al conflicto. La revocación de la sentencia del Segundo Tribunal Colegiado fue un acto ilegal de los ministros de la corte, una injusticia en contra de los trabajadores del Sindicato Mexicano de Electricistas que debe y puede ser reparada con la sustitución patronal.

 

 

 

9. Nos preocupa que el ejecutivo federal haya llamado a los electricistas a “unificarse” entorno a los “antiguos dirigentes” de nuestra organización. Los exdirigentes que publicaron el desplegado del día 31 de enero en el periódico La Jornada carecen de legitimidad para representar a los trabajadores y calidad moral para ponerse al frente. En 2009 formaron parte de la coalición electoral patrocinada por Javier Lozano y Felipe Calderón que impulsó la candidatura de Alejandro Muñoz a la Secretaría General. Todos ellos dejaron de hacer vida sindical, desde que en el 2009 rompieron con los acuerdos de nuestra Asamblea General, llamando a los trabajadores a cobrar sus liquidaciones y a subastar el patrimonio sindical del SME, aceptando de facto la disolución forzada de nuestra organización.

 

10. Eso explica el porque estos exdirigentes nunca actuaron jurídicamente en contra del decreto de extinción y el laudo de la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje que canceló nuestro Contrato Colectivo de Trabajo. Explica también el porque en nueve años de resistencia nunca aparecieron como parte de nuestro movimiento.

 

11. Ahora, envalentonados por lo que suponen es un espaldarazo de la presidencia, han desatado una violenta campaña de odio en contra de quienes resistimos amenazando con agredir a nuestros compañeros y dirigentes. Documentaremos a las autoridades de ello haciéndolos responsables de cualquier agresión violenta hacia nuestras personas y patrimonio. Más que estar auténticamente interesados en resolver el problema del trabajo de los electricistas agraviados están pensando en cómo tomar por asalto al sindicato. Dicen ellos que para “restaurar la democracia”; en realidad lo que les ánima es cómo repartirse lo que la digna resistencia electricista logró con tantos sacrificios. En este sentido, alertamos al conjunto del movimiento popular democrático de que se puede estar configurando un nuevo golpe al SME.

 

12. Resulta curioso que mientras los dirigentes charros del SUTERM, quienes durante más de 30 años acompañaron dócilmente el proceso de privatización del sector, gozan de buena salud política a nosotros se nos acuse de corrupción por haberle arrancado al gobierno de Peña Nieto importantes acuerdos para la reinserción laboral de nuestros compañeros. No hay tal corrupción, los términos de la negociación con el SME fueron revisados y avalados por la Auditoria Superior de la Federación. Sus observaciones tienen que ver más con el incumplimiento por parte del gobierno saliente que con un cuestionamiento de fondo. No hay nada ilegal en ella. Por esa razón, demandamos institucionalmente el cumplimiento de esos acuerdos.

 

13. Tras sobrevivir al ataque neoliberal, estamos impulsando emprendimientos económicos que nos han permitido, en medio de grandes dificultades, avanzar en la reinserción laborar de nuestros agremiados: la generadora FENIX, la Cooperativa LF del Centro y la Suministradora Básica del Centro. Impulsar estos proyectos económicos no constituye un delito.

 

14. Queremos ser claros, el SME se pronuncia por la restitución de los derechos humanos y laborales de todos los trabajadores de Luz y Fuerza del Centro que fueron agraviados por el decreto de extinción de Felipe Calderón. Si el nuevo gobierno tiene una propuesta de como lograr este objetivo podemos trabajar juntos en ello. Debe saberse que el SME está listo al llamado a la renacionalización de la industria eléctrica patrimonio de todos los mexicanos. Un buen principio sería echar abajo el decreto de extinción de LyFC promovido por el ex presidente Felipe Calderón Hinojosa, hoy consejero de Iberdrola, quien no solo contribuyó al saqueo de la CFE también extinguió de manera ilegal a Luz y Fuerza del Centro.

 

15. Nosotros estamos dispuestos a construir alternativas en un verdadero marco de unidad que pasa por reconocer la vigencia de nuestra organización sindical, el respeto de su autonomía y el reconocimiento de sus legítimos emprendimientos económicos logrados con la lucha. Reiteramos, el SME está dispuesto a contribuir al rescate de la soberanía energética del país, a ser pilar de la economía social y del mismo sector público. Tenemos propuestas y proyectos viables al respecto.

 

Por último, queremos hacer pública nuestra petición de audiencia al Sr. Presidente, a la Secretaría de Gobernación y la Secretaría del Trabajo a quiénes le solicitamos iniciar reuniones de trabajo para retomar el cumplimiento de los acuerdos, ampliarles la información y presentarle nuestras propuestas para la solución definitiva del conflicto.

 

¡¡CUMPLIMIENTO DE LOS ACUERDOS CON EL SME!!

 

¡¡RESPETO A NUESTRA AUTONOMÍA Y LIBERTAD SINDICAL!!

 

El día de hoy, jueves 14 de febrero, convocamos a la Marcha-Mitin que partirá de Antonio Caso #45 rumbo a la Secretaría de Gobernación a las 16:00 hrs.

 

“Por el Derecho y la Justicia del Trabajador”

 

ASAMBLEA GENERAL

DEL SINDICATO MEXICANO DE ELECTRICISTAS

 

del 12 de febrero de 2019.

 

Responsable de la publicación: José Humberto Montes de Oca Luna.

Secretario del Exterior.

 

 

 

 

 

Sindicato Mexicano de Electricistas, Todos los Derechos Reservados 2019

Diseño Web HIPV